Cuerpo libre

14397893_642750092567522_860878804_n

Colocó su alma en el papel, una madrugada donde sólo abundaba la incertidumbre.

El lápiz sin tinta danzaba trazando ilusiones.

Y la lluvia, que en el techo se oía, parecía llegar del fondo de su corazón.

Cristales susurraban a sus oídos, cristales a punto de caer.

Sus venas tarareaban una canción, oída sólo una vez.

Nunca los colores habían estado tan dispersos.

Nunca se habían visto tan bellos.

Sólo era un hilo pretendiendo detener lo inexorable.

Con vehemencia aspiraba hasta lo exánime.

Propio, de carácter austero, elevado hasta lo más alto.

Desliz, oídos cerrados.

Qué pena, cariño, qué pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s